Con permiso de la Presidencia,

El espacio público debe constituirse como el ejemplo donde se desarrollen cambios en favor de la inclusión y la igualdad. Son lugares donde todos y todas deberíamos desarrollar nuestras actividades con confort, su buena planeación mejora la calidad de vida y reduce la desigualdad.

Para el sano desarrollo de los niños y niñas de esta ciudad, debemos de tener en cuenta miles de acciones, sin embargo, son aquellas que a simple vista podríamos dejar fuera por considerarlas de poca importancia, las que por su constante necesidad y quehacer cotidiano cobran relevancia.

Como madre o padre diario al salir del hogar, te enfrentas a muchos obstáculos que complican una sana convivencia y no solo eso dificulta el ejercicio de la maternidad y la paternidad.

Para nadie es ajeno que esto es más complicado cuando nuestros hijos son muy pequeños y tenemos necesidades especiales como la del cambio de pañal. Esta acción tan cotidiana, en ocasiones cuando estamos fuera de casa, se vuelve todo un reto, pues todo depende de los elementos con los que contemos en el lugar al que asistamos.

Por ello, la instalación del cambiador de pañal no debe ser vista como una opción o consideración que el gobierno tenga hacia los gobernados o que una empresa privada pueda tener hacia los consumidores.

Su instalación es un derecho humano que hasta la fecha en algunos lugares públicos ha sido ignorada en los hechos o sólo son instalados en baños para mujeres como si la responsabilidad del cuidado y aseo de los niños y niñas, fuese solo de la madre por un estereotipo de género.

En este sentido quiero reconocerle al Dip. Temístocles Villanueva quien hace unos meses presento una iniciativa para que en los servicios sanitarios para hombres en establecimientos mercantiles, se contara con muebles diseñados especialmente para cambiar pañales, porque el cuidado del niño o niña no es exclusivo de las mujeres.

Todos somos testigos de aquello que hace falta. La visita a un baño en oficinas gubernamentales, museos, parques, solo por mencionar algunos, es casi obligatoria y cuando tienes un bebe es desesperante no poder realizar el cambio de pañal en condiciones seguras y dignas.

Es por ello que se deben desarrollar acciones que cubran las necesidades de la población, por lo que la infraestructura de los espacios públicos debe adecuarse para proporcionar bienestar.

Establecer la obligatoriedad de contar con cambiadores de pañales en los sanitarios de mujeres y hombres ubicados en espacios públicos, es una forma de crear acciones de igualdad sustantiva entre mujeres y hombres respecto a la crianza y atención de las niñas y niños de la Ciudad de México.

Por todo ello proponemos en esta iniciativa que dentro de las medidas afirmativas a desarrollar por las Autoridades del Gobierno de la Ciudad, se encuentre la de instalar al interior de sus instalaciones, cambiadores de pañales en la zona de sanitarios de hombres y mujeres, para la atención de los infantes que ahí se encuentren.

Esto, aunado a lo que ya se ha propuesto sobre el tema en los establecimientos mercantiles, contribuirá al buen cuidado de las niñas y niños en la capital.

Es cuánto, Sra. Presidenta.

PARTIDO VERDE