Con su venia, diputada Presidenta.

En el mundo, el treinta por ciento de las personas adultas fuman, esto aun con la advertencia de que el tabaco es causante de enfermedades crónicas, cardiovasculares, pulmonares y cáncer, mismas que pueden ser mortales.

Es alarmante cómo sabiendo que el consumo de tabaco es una de las principales causas de muerte en todo el mundo y mata a uno de cada diez adultos a nivel mundial, se siga consumiendo con tanta regularidad.

Su consumo contamina el aire, el suelo y el agua. La información respecto a este tema está disponible para todas y todos y aun así, respetamos a todos aquellos que lo consumen.

El dictamen que estamos por aprobar, reforma la Ley de Protección a la Salud de los No Fumadores en la Ciudad, ley que se expidió en su momento por la creciente adicción al tabaco y porque su consumo no solo afecta la salud de las personas adictas, sino también a los no fumadores que son expuestos al humo del tabaco, tal como es el caso de niñas y niños.

Me angustia enterarme de datos como los que aporta la Organización Mundial de la Salud, que estima que unos 700 millones de los menores respiran aire contaminado por humo de tabaco.

O que más del más del 40 por ciento de los niños y niñas tiene al menos un padre o madre que fuma, lo que convierte a los menores en fumadores pasivos y los hace propensos a una serie de enfermedades crónicas.

Por la salud de nuestras niñas y niños que sin merecerlo están expuestos a este peligro latente, desde noviembre pasado presentamos una iniciativa para prohibir que se fume en espacios abiertos donde se ubiquen áreas de juegos o en lugares donde personas menores de edad realicen alguna actividad de recreación, cuestión que hoy podemos hacer realidad al aprobar este dictamen.

Asimismo, este dictamen va más allá y contempla prohibir que se fume en los accesos o periferias de la escuelas, hospitales, bibliotecas y auditorios, pues el humo de las personas que fuman en su cercanía, daña la salud de los niños, las niñas y de todas las personas que no fuman y que también se encuentran en esos lugares públicos.

Votemos a favor de este dictamen, votemos en favor de los derechos humanos de todos y, en particular, votemos a favor del interés superior de las niñas y niños, para que el humo de aquello que ellos no consumen, no marque su desarrollo y su vida para siempre.

Muchas gracias por su atención.

Es cuánto, Sra. Presidenta.

PARTIDO VERDE