Compañeros y compañeras, diputados y diputadas, César Cravioto Comisionado de la Reconstrucción de la Ciudad de México, distinguidos invitados e invitadas.

Las y los mexicanos conmemoramos el día de hoy un suceso y dos desastres que nos recuerdan la fuerza con la que, en ocasiones, se manifiesta la naturaleza y la fragilidad de los seres humanos.

La tierra, en menos de 2 minutos, nos recordó nuestra propia vulnerabilidad. Sólo bastaron segundos para que nuestra ciudad se hallara inmersa en una confusión total. En ese momento el 19 de Septiembre de 2017, se volvía a repetir otro gran desastre natural en nuestra historia, tal como había sucedido en el 85.

Cientos de vidas se perdieron, el patrimonio de numerosas familias se vio fuertemente afectado, resultaron miles de heridos física y emocionalmente.

En un instante, edificios públicos y privados fueron afectados en la Ciudad de México, dejando bajo sí, personas atrapadas en toneladas de escombros.

No obstante, estos terribles desastres que se vieron incrementados en su poder de destrucción debido a la geografía del Valle de México, hizo que emergiera el espíritu de una gran nación que, con el corazón destrozado, veía cómo los mexicanos se tendían la mano unos a otros.

En este sentido, quienes integramos el grupo parlamentario del Partido Verde Ecologista de México, lamentamos el fallecimiento de tantos mexicanos y mexicanas y nos unimos al dolor de todas las familias que perdieron a un ser querido en esos días, porque este acontecimiento nunca va a ser olvidado.

Hemos aprendido que la naturaleza es impredecible y poderosa, por ello, al recordar los terremotos del 85 y de 2017, debemos analizar y mirar al futuro para descifrar si realmente nuestra ciudad está preparada para atender acontecimientos naturales de tales magnitudes.

La prevención y la protección civil, ante desastres de gran envergadura, requieren de una organización previa y permanente que no puede darse espontáneamente, por eso debe fortalecerse una idónea sincronía entre el gobierno y la sociedad civil, es decir, conjuntamente ambas instancias deben colaborar en la búsqueda de una forma eficiente de reacción ante dichas emergencias.

Hoy, quienes tenemos el honorable encargo popular de velar por los intereses y la seguridad de las y los capitalinos, nos comprometemos a garantizar mejores leyes que, si bien no evitan tragedias de grandes dimensiones, si colaboran a que los daños sean menos y a que la ciudadanía no sufra más de la ineficiencia y la corrupción de las autoridades.

En ese sentido, para el Partido Verde resulta impostergable pugnar por una capacitación seria y a fondo de los cuerpos de protección civil, así como generar una cultura en esta materia e intensificar los simulacros para los padres de familia, los menores y las personas con capacidades diferentes, principalmente.

Honrar la memoria de los fallecidos y reconocer la labor de los heroicos voluntarios, pasa también por una mejor regulación en materia de construcción de inmuebles y en mejorar cada día el marco jurídico de la protección civil y de desarrollo urbano, en el cual se pondere la protección y la vida de las personas.

Estimadas amigas y amigos:

Hoy nos convoca el recuerdo, pero también el compromiso.

Para quienes vivimos en la Ciudad de México, debemos tener presente que se trata de una zona altamente vulnerable al fenómeno sísmico, como consecuencia de las condiciones geográficas y geológicas.

Es por ello que no podemos seguir permitiendo que la protección civil en esta ciudad sea un tema olvidado o inconcluso y que lo desempolvemos cada 19 de septiembre o cuando, lamentablemente, ocurre otra tragedia.

No. De ninguna manera.

La protección civil debe ser un compromiso permanente de todas y todos, no solo de las autoridades, para que cada vez que la fuerza destructora de la naturaleza toque a nuestra puerta, estemos preparados.

Es cuánto, Sra. Presidenta.

PARTIDO VERDE